sábado, 21 de mayo de 2016

Ayer por la tarde el mar estaba de cambio. Estuve dando varadas en los frentes de la punta Nariga. Ni atisbo de robalos, sólo una lubinilla que se fue al agua sin sufrir.


Acabo de llegar de la zona de Dexo-Serantes. Mar muy bueno y buena mojadura. Otra lubinita a su hora y nada más.




Quién sabe si por Touriñan o por Prior; por Ortegal o por Cervo... quizás  en la bañera de mi casa...Como no encuentro explicación, a seguir con paciencia y afición...

3 comentarios:

  1. Ciertamente,parece increible que estando la mar tal y como se percibe en la fotografía con la que ilustras la entrada,no hayas obtenido más recompensa.La verdad es que,a la ya pertinaz escasez,se une la imprevisibilidad propia de la especie,que, aunque conocida,no deja de ser sorprendente . Las dos últimas salidas nuestras,aquí por la zona,se saldaron con sendas capturas que aunque no sean para tirar cohetes,sí que son muy apreciables,teniendo en cuenta como está el cotarro.Y (y aquí encaja lo de la imprevisibilidad) con la mar plato y transparente como el cristal,antítesis de lo que se supone son las condiciones idóneas para su pesca. En resumen,y como decía aquel del refrán "quien las entienda,que las compre"

    Saludos,Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De unos años a esta parte no hay roballo regalado. El 2012 terminó mal y ahí seguimos, peleando entre capotes. Y no me puedo quejar, justo porque por galicia aún consigo unos cuantos , a base de esfuerzo. Pero están carisimos. En Asturias es flipante, desde el 2015 desaparecidos, porque en otoño de 2014 pesqué muy bien. No hay quien lo comprenda, pero tanta escasez no conozco desde que tengo recuerdos. Un saludo, justo.

      Eliminar
    2. De unos años a esta parte no hay roballo regalado. El 2012 terminó mal y ahí seguimos, peleando entre capotes. Y no me puedo quejar, justo porque por galicia aún consigo unos cuantos , a base de esfuerzo. Pero están carisimos. En Asturias es flipante, desde el 2015 desaparecidos, porque en otoño de 2014 pesqué muy bien. No hay quien lo comprenda, pero tanta escasez no conozco desde que tengo recuerdos. Un saludo, justo.

      Eliminar