martes, 7 de junio de 2016

Alguna puesta de sol, alguna lubina que ha de medrar. En tierra, florecen los rosales; en el mar, las roballizas florecen.









3 comentarios:

  1. Habeles hayles, el casu ye dar con elles. Ahora toca entretenese con las robalizas escolares que entran a nuestros paseantes y vinilos pequeños hasta que empiece a mover más el mar y entre algún robalete.
    Saludos desde Gijón

    ResponderEliminar
  2. Bien Carlos,parece que estás dando con el sitio de las lubinas,jejeje.Saludos desde El Ronquillo(Sevilla)
    Por cierto,las fotos son de O Roncudo?

    ResponderEliminar
  3. Tacita a tacita... lubina a lubina... se va llenando el arcón, Carlos.
    Saludos compañeru

    ResponderEliminar