sábado, 20 de agosto de 2016

A finales de agosto suele venir un periodo otoñal. Este año tal es así, como demuestra un ligero temporal que pasa sobre nuestras cabezas.

Ayer por la tarde bajé a un spot que estaba al límite, dado la patente fuerza del mar. No obtuve respuesta, algo que ya se ha convertido en cotidiano por la costa asturiana.

No obstante, intentaré hacer unas salidas con el objetivo de cortar de cuajo con esta aciaga temporada.

 Pronto estaré vareando por Coruña, ampliando el panorama y las posibilidades.




2 comentarios:

  1. “Agosto frío en rostro” No sé por donde, por aquí en Cái ni mijita... horno puro y duro.
    Como os encontréis Miguel y tu en Coruña: chungo, estamos aviaos; todo el mundo a comprar pescao.

    ResponderEliminar
  2. Pues que haya suerte de cara a los robalos, porque seguro que alguno está a tiro de señuelo.
    Saludos

    ResponderEliminar