sábado, 17 de septiembre de 2016

Estas mareas, prometedoras, no están dejando lubina por mis spots habituales. No siempre es festivo en casa del pescador. Nada que ver con el oscuro de finales de agosto y principio de septiembre, durante el que realicé múltiples capturas.


No obstante, siempre hay una robaliza que ve una imitación de lanzón y le parece tan real que se la traga. Pero con un imponente mar de fondo y un para de zonas espectaculares, me esperaba más. No hay nada fácil para el spinner de costa, profesión dura , peligrosa y mal pagada.



Recordad obrar con las mayores medidas de seguridad. Con estos mares de fondo y tan irregular periodo, hay que superar la desconfianza y subir un nivel. Mantened siempre la visión a largo, pues una onda puede superar las previsiones y...todo se acaba



En un spot que dé al frente, con la típica rampa, debéis buscar posturas que tengan una salida practicable y rápida hacia una zona de protección. Si nos quedamos encajonados, el mar dará cuenta de nosotros en un santiamén. Evitad sustos, os lo ruego.




En estas dos fotos vemos un spot típico. De frente deja ver el mar a distancia; detrás, hay un resquicio que te permite escamoteo y protección. Seguridad, queridos colegas. Cuando el mar se empeña, te arrebata. Solo duramos unas miles de jornadas, tiempo insuficiente para conocer a este enemigo a veces. Así que nos hemos de defender, con desconfianza y respeto. Dicho queda.

4 comentarios:

  1. De verdad que si. Yo mismo este verano tuve un percance que pudo ser muy grave y me tuvo en el dique seco dos semanas. Hay que aprender de los errores y mucho cuidado. Saludos Carlos.

    ResponderEliminar
  2. Sabias palabras que casi nunca valoramos lo suficiente,hasta que el mar nos da algún susto y,si con suerte, podemos seguir adelante con nuestra aficción, tendremos muy muy presentes en nuestras futuras salidas.
    Abur meus e boa pesca.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Carlos, antes de nada muchísimas gracias por mostrarnos los peligros ocultos que nos esperan en la mar y como prevenirlos. En mi caso de pescador novel tengo que reconocer que gracias a los consejos de vosotros, los pescadores experimentados, no han pasado de sustos y arañazos situaciones complicadas en la pesca. Por eso le animo a que continue en su labor de enseñanza en temas de seguridad en el pedrero.
    Debido a que mis spots preferidos están en zonas rocosas de mar abierto(Rías Bajas de Galicia), tengo que reconocer que cuando anochece que siento un poco desvalido y preocupado, aunque tiene su encanto. Por eso y también por la falta de capturas, estoy pensando en cambiar la tarde-noche por la mañana. Me gustaría, si es tan amable, que me indicase los mejores momentos para la práctica de nuestra pasión. Pues debido al escaso tiempo libre no dispongo de las salidas suficientes para determinar que situaciones son más propicias y no hago más que enlazar una tras otra salida sin sentir ni tan solo una picada. Por eso no hay duda de que estoy desacertado en mis elecciones.

    Un cordial saludo, Miguel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguel, la marea y la fase lunar es importante. Pero lo trascendental es que busques pasos ribaleros y machaques en ellos. Hay muy poca robaliza grande, así que no hay manera. Tienes que concentrar esfuerzos en esos spots y verás resultados. Si fisipas entre escenarios será aún más aleatorio, dada la escasez de piezas grandes. Mié, si voy, pongamos ejemplo, a costado balieiros en Ribeira, doy unos lances por playa pero me concentro en apuntar hacia baixos de fuera en un par de puntos, hasta que me den el robalo. No paro mientras haya buena agua. Luego busco otro spot, si acaso. A pie tenemos menos csmpo que con embarcación, así que hay que concentrarse, no encuentro otra forma hoy en día. Y así van saliendo unos robalos que alegran estas temporadas tan difíciles. Luego, pruebas mejor con mareas de oscuro y en los cambios de tiempo, pero siempre con mar. Con paseantes pescas, pero las piezas grandes y regulares te vendrán en spots jodidos de pescar, es la putada ( y el porque me gusta tanto) en esta pesca tan esclava. Un abrazo, compañero.

      Eliminar