lunes, 12 de septiembre de 2016

Parece que se acaba tan caluroso verano. Un temporal se cuela por nuestra costa. A ver si nos arrima buenos roballos. De momento, aún por llegar los mejores días del ciclo de mareas, no dan la cara. Pero alguna robaliza menor sí que busca alimento.

Ahora mismo oigo las gotas sobre el pavimento exterior. La lluvia viene bien y trae otoño. A mí me encanta, me da buenas sensaciones, de cortos días, de fresquito y, cómo no, de roballos XXL.








2 comentarios:

  1. Carlos, esas buenas sensaciones también las tengo yo. Exáctamente les mismes. Viene un temporal de mar para estos próximos días. Cuando se quede un poco la mar y coincidiendo con esta época del año será entonces el momento clave para tentar a la reina de la espuma, y quien sabe, igual esa imagen viene en forma de un gran robalo.
    Saludos, nin.

    ResponderEliminar
  2. Al igual que a nosotros, a "ellas" también las llama la entrada de estos cambios... ¡Que ya era hora carallo!,¡menudo calor! Esa mirada es testaruda Carlos, del que sabe lo que viene. Estate al loro que eso te esta al llegar. Un saludo amigo.

    ResponderEliminar