sábado, 25 de marzo de 2017

De cómo un rayo de sol calienta las manos, un alba de febrero; de cómo refresca el agua prístina de manantial, esos días agostinos; de cómo no bendecir esa lluvia que la borrasca de abril trae, dorada primavera; de cómo es de arrogante el mar, que toma en noviembre posesión del cantil; de cómo la galerna dilata las pupilas de un niño, aferrado a la mano de su padre; de cómo, solo por vivir un día, merece la pena vivir.

2 comentarios:

  1. Que bonito, Carlos. Tenemos un tesoro contigo ¡Artista!

    ResponderEliminar
  2. Super Bonito Carlos eres un poeta aparte de gran pescador!!

    ResponderEliminar