lunes, 1 de mayo de 2017

Cómo prestan estos temporales, y qué necesarios son.

Ayer ventaba muy fuerte de noroeste. Ni pensar en pescar, así que dimos una vuelta. La anécdota del día fue un pequeño velero a la deriva que seguimos desde tierra para ver cómo anclaba a sotavento en la playa del obispo. Nos pareció extraño, pues el mar rompe con fuerza y en esa playa no hay calado en bajamar, así que llamamos a cruz roja, que diligentemente se presentó. No sé cómo acabó la cosa, pero pasar noche fiado a un delicado anclaje, a mí no me gustaría.

Hoy ventea menos, pero el mar sigue con unos tres metros. Bajará intensidad dejando una semana con mares excelentes para el roballo. Habrá que aprovechar, si hay tiempo y el hombro y la rodilla no me joden la vida...


Foto de ahora mismo, a las 09:00,desde el mirador de "las arreas", en Luarca.


 Ayer, en la cala del obispo también playa de Sabugo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario