domingo, 13 de agosto de 2017

Una sidra en soledad. Un agradable momento en un ambiente sereno. Me encanta visitar el campo de San Timoteo en periodos de tranquilidad.

El estado de la mar no invita a pescar. Visitamos el parque de Cabarceno, en Cantabria. Pese a la situación de confinamiento, los animales se ven saludables. El parque es impresionante.

Esta semana viene mar de fondo, estoy deseoso volver a enfrentarme al mar que más quiero...







2 comentarios:

  1. Bienvenido a tierras cántabras, y además el tiempo acompaña, que disfrutes! Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. No soy un amante de los zoológicos pero he de reconocer que en Cabárceno disponen de bastante espacio, no el suficiente pero bueno...
    He pasado mi infancia visitando dicho espacio y hace unos años éste disponía de un lago de pesca en el que poder coger alguna arcoiris, esto era lo que más me gustaba de acudir allí.
    Un saludo Carlos!

    ResponderEliminar