miércoles, 26 de junio de 2019

martes, 25 de junio de 2019

Hace cuarenta años yo soñaba con pescar un roballo. Me costó, pues siendo de familia pescadora, ni mi padre ni mi tío -mis maestros en la infancia- eran especialistas en la materia específica. Sí aprendí muchas cosas, y muy trascendentes, de esas que dejan huella: técnicas tradicionales de pesca a mano y a caña de casi todas las especies pescables y, lo que es más importante, el respeto por los maestros y por la pesca como pasión romántica.

Cumplí con creces mis sueños y, hoy por hoy, modestamente y sin agobiar, incluso puedo servir de "ejemplo imperfecto" gracias a un prestigio - espero que bueno- conseguido a base de honradez y lealtad.

Ahora parece que está en boga participar en concursos de pesca. La disciplina de spinning no se ha librado. A mí me parece bien, si me obligan a juzgar tal hecho. No albergo reparos insalvables al respecto. Lo único que puedo es hacer una narrativa que sirva a aquellos que desean alcanzar una suerte de destino en lo universal participando en estos eventos. Como a mí me sojuzga la edad, acompañada de la experiencia y el escepticismo, desearía  poner mi granito de arena para que  todos encaréis con humildad y tolerancia todo aquello que se refiere a la pesca deportiva.

Ya sabéis bien que para el que suscribe  no se trata de un ejercicio sometido al imperio de la medición empírica previo a la satisfacción de un ego en forma de un título de quebradiza raigambre. Pero para ello hay que transitar por esta vida, dejar pasar las mareas, arriesgar el pellejo tantas veces y vivir un sinfín de bellos ocasos para anidar este sentimiento que es incorruptible a la tentación banal que ahora se ofrece en colorines.

Pero también he aprendido que hasta el cerebro más fuertemente conformado es voluble, así que dejo al rumbo variable del destino cualquier desarreglo inconsciente que  interrumpa mi idilio -que creo perenne- con el mar y la pesca.

¡¿Spinning?! lo será en su casa, muy señor mío; en la mía, se dice plumear, si acaso, varear y vamos listos...y solo de lubina. ¡¿ pescar maragotas así...?! un sacrilegio en toda regla...Señores, seamos serios...

sábado, 15 de junio de 2019

Tarde otoñal, cielo hermoso. Un par de robalizas de instituto, unas fotos y un paseo reconfortante.






jueves, 13 de junio de 2019

Un robalete muy majo. Hoy movía algo, pero dan mucha parada. Aproveché e hice un viaje. Apareció esta, muy guapa y dos peques que solté. Se zampó el Sandy 62 tobis ammo, cómo no...

Es lo que hay, buscando...


domingo, 9 de junio de 2019

Estuve por la zona de la Nariga. Buenos peixes  tengo varados por aquí. El mar no era ideal, pero podía darme algún Robalo. No hay problema, pues me sentí bien, ya que hacía meses que no pescaba por esos preciosos acantilados.








miércoles, 5 de junio de 2019

lunes, 3 de junio de 2019



Dos roballizucas. Un buen mar, aunque un pelín corto. Pero dos horas de viaje...es lo que hay...el que quiera peces...

Ya voy para 54 años. ¡ Increíble! Y me gustaría cumplir 100. No sé, es complicado. 

Estos gomilures funcionan de maravilla.

Saludos y hasta otra. 

Ah, el van staal vr 50 es una golosina. Parece que ya se va a distribuir en serio. Creo que esperaré, pues el TP xd va de maravilla. El carrete de spinning que mejor resultado me ha dado.





 Pues tenemos un temporal, ya era hora. Ahora joroba el viento y la lluvia ergo nunca se está del todo satisfecho. Somos pescadores, es norm...