miércoles, 8 de abril de 2020

Echo de menos las vistas desde mis dos predilectas atalayas. Son los puntos cardinales, por la belleza, el fácil acceso  y porque me marcan el estado de la mar.

Además desencadenan en mí  un gran sentimiento. Nostalgia de mi tierra asturiana y de mi seixo blanco.

He aprendido a transitar entre ambos escenarios. Ahora,  bajo estas condiciones, sé  esperar. Sé  también lo que se pierde. Sé  también lo que se gana.








Sesión sls 17 y silent 163. Casi todas las unidades del shore están usadas. Hace mucho que no compro alguna. Del silent tengo alguno nuevo.

He realizado tantos apuntes acerca de estos dos números  uno que ya no viene al caso.








Limpié,  cambié  anzuelos...

Me está entrando las ganas de volver al equipo M. Tras un tiempo buscando los roballos en su sitio, me apetece usar minnows en postas más aliviadas como playas y pedreros.


Lo haré  apostando por alguna caña de 11 pies o así. Daba algo por estar libre por alguna playa tipo Traba. Tras este confinamiento necesitaremos aire puro y espacio infinito.

A ver si es pronto.




miércoles, 1 de abril de 2020

Si seguimos las indicaciones de los que saben quizá pronto comience a bajar la curva de contagios, algo que es previo a cualquier otra cuestión. La epidemiología, aunque suene un tanto frío teniendo en cuenta el impacto en la salud humana, son matemáticas y estadística.  De ello se derivan los estudios que han permitido lanzar las hipótesis en las que trabaja el gobierno. Habida cuenta de la  actual capacidad del sistema sanitario, lo más imperativo es reducir los contagios creando una curva moderada y de evolución a mayor plazo. Requerirá un confinamiento durante un largo periodo, pero es lo más sensato. 

Esta situación está obligando a tomar duras medidas que con el paso del tiempo olvidaremos.  Me gustaría que de esta vez se creara en la sociedad una nueva mentalidad. No estamos exentos de eventos de esta naturaleza. Somos temerosos, por nosotros y sobre todo por nuestros niños y mayores. Debemos aceptar nuestra responsabilidad, que es mucha, y no descargarla en otros. 

Hemos comprobado algo que quizá ya dábamos por sentado: ni el fútbol ni otros espectáculos públicos son realmente necesarios. Nos entretienen e incluso a algunos les dominan, pero verdaderameante  aquello que precisamos es el bienestar de nuestros allegados y la solidaridad de nuestros vecinos. Hemos de apostar por esto, sin duda, en cierta manera reiniciando un sistema  que ha desvestido al hombre de su intelecto y lo ha convertido en un ser idividualista. Paradójimcamente, ahora que estamos aislados es cuando se dan más notas de solidaridad entre las gentes. Cuando nos necesitamos aflora la conducta gregaria que nos caracteriza. 

Pienso en la pesca; mejor dicho, en el mar. Deseo estar al borde del acantilado, o paseando por una gran playa. Pero en este periodo de duelo solo importa la restitucion de la salud de los enfermos y reconfortar en su inmesa aflicción a los familiares de los fallecidos.

Suerte a todos. 

 Pues tenemos un temporal, ya era hora. Ahora joroba el viento y la lluvia ergo nunca se está del todo satisfecho. Somos pescadores, es norm...