domingo, 24 de mayo de 2020

El mar no regala robalos, pero qué mejor regalo se puede pedir que estar a su lado...



9 comentarios:

  1. Ese es,sin duda alguna,el mayor premio.Lo de pescar algo,si es que ocurre,será siempre bienvenido (como no),pero no dejará de ser algo accesorio.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Amaneceres, atardeceres, olas rompiendo, rocas tapizadas de percebes, ... Hay muchos regalos que también cuentan en muchas ocasiones y que no siempre se comparten.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Cierto, con regresar basta. Salud y saludos desde Cantabria

    ResponderEliminar
  4. Hola amigos. La inactividad me dejó para el arrastre. Solo dos salidas y es increíble cómo mejoro9 la espalda y la cadera. Luego dirán que no es deporte...un abrazo. Para la semana lo intentaré con más brío. Esta época no me va mucho por la extrema duración de los días. Soy más robalero de invierno. Pero habré de intentarlo, con tranquilidad y buen juicio.

    ResponderEliminar
  5. La pesca es deporte, es vida .... es una pasada ....

    ResponderEliminar
  6. Hola Carlos. justo como comentábamos el otro dia ha sido volver al mar y rejuvenecer, algo tiene el mar que nos inyecta energía y vitalidad. En lo que se refiere a robalos dos salidas y también dos ceros yo pensaba que con el confinamiento la pesca seria mejor pero buen hay que seguir intentándolo y disfrutando de los amaneceres tan maravillos que no ven los que no madrugan. UN ABRAZO Y BUENA PESCA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tiempo al tiempo.Yo estoy con mono pero el mar no acompaña un pimiento. Voy de paseo con el niño, que se merece atención después de toda esta movida. A ver si hoy mojo los señuelos que levanta algo, aunque poquito va a ser. Un saludo, PAco.

      Eliminar
  7. Hola Carlos.
    Definitivamente la mar no regala robalos, pero si al menos nos permiten estar junto a ella... eso que ganamos. La mar nos regala otras muchas cosas.
    Meses duros lejos de la mar. Unos por el confinamiento, otros por otras razones.
    El caso es que ahora se nos permite volver a ella.
    Aprovechemoslo.
    Saludos cordiales y roballos vengan.

    ResponderEliminar