Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2020
Tiempos duros, esclavos de la incerteza. Por mí  no lloro, pues tengo arrojo suficiente; es por mi niño, que ha de pelear con este nuevo escenario. ¡ A él,  con lo que le gusta socializar!¡cuánto ha e chado de menos a sus colegas! ¿ cómo  haré  yo, un humilde personaje, para recompensar tal sacrificio...?
Si pudiese tachar todos los días de los próximos dos años...con suerte, hemos de vivirlos, en la esperanza de una vuelta a los abrazos sin contención, a las colas del cine, a los saltos en el parque infantil...
Me dejé parte de mí en estas vistas que tanto he vivido desde mi lejana juventud. Es más que suficiente para encarar con el debido coraje esta nueva situación. Las comparto con vosotros y con vuestras familias que os quieren y os echan de menos.






Cuando le confiesas a cualquiera que el mal tiempo te da ánimos, con suerte te tachará de loco... o de pescador, que es lo mismo.El temporal tiene la virtud de hacerme madrugar, aunque sea para "quemar" el hombro y y comprobar que "no están por la labor..."
Me da igual, pues del viento de poniente soy cliente y del fresco matinal drogodependiente. 







Mes de "vagancia" con capturas no reseñables y pocos momentos  de pesca. A cambio, tiempo para estar con la familia y comprobar cómo  de rápido crece el neno. 
Vendrán marejadas que me saquen de esta pasividad consentida adrede. Hoy por hoy me preocupa la evolución de la pandemia y cómo  este evento seguirá  afectando a nuestra vida.
Mientras tanto, entretenerse con pruebas carentes de sentido ayuda a combatir mi apocalíptica percepción de la realidad.




Eran los hombres ariscos, de las tierras sureñas estériles. Así  los llamaban los mapuches. Son los aonikenk, los patagones gigantes que poblaron tierras bajas durante miles de años 
Junto a otros relatos, esta historia compone mi último libro editado: "el León  aonikenk , junto a otros relatos también  cortos"
Espero sea de su agrado.

A medida que se cumplen años más se comprende la evolución a tres velocidades:
De un lado el deseo de que pase el tiempo, para que vengan buenos mares de otoño ( poniendo énfasis en nuestra pasión, que es de lo que principalmente  se trata en este blog)
De otro, y signo contrario, la necesidad de que ese mismo tiempo se dilate para hacer más duradera la vida.
Por último, como imperativo contingente e incontrolable, el tiempo en sí como los periodos que atañen al ciclo de la vida y de los elementos.
Es dura la espera, sabiendo que a la madurez, con suerte, le sustituirá la vejez. Ahora que aún puedo acceder a mis santuarios, lo miro con perspectiva y nostalgia sobrevenida.
Probé la toyama 100 XH y va bien, por la ligereza y potencia. Me gustaría forzarla varando un pez de 6 kilos, pero eso es mucho pedir con la cantidad de algas que impedían la pesca. Pues eso, el ciclo que hay que respetar y mi ciclo que no sé  cuánto más ha de durar...


Akami toyama 100 XH

Cambio de tiempo, pero aún  no se metió  a fondo el mar. Aparecieron algunas lubinas, con ganas de comer. Este fin de semana  promete mucho, ya era hora...
Me vino enseguida la Akami Toyama. Es la más potente, la 100 XH. Con un C.W. 30-90 gramos es perfecta, el formato que más empleo todo el año.
No encuentro, en la primera impresión,  reproches para un blank torayca con un montaje fuji ( 10 anillas- dos primeras KW + anilla de puntera , de tipo fazlite) y un precio de 109 euros puesta en casa.












Hice un par de intentos, pero están retraídas. El equipo akami + exceler va de maravilla, pero no obtuvo recompensa. 
Viene cambio de tiempo, típico de final de agosto. El aire soplará de tercer  y cuarto cuadrante y ello agitará las aguas.
Vendrá algún buen roballo, eso deseo, y espero estar ahí para que no se quede en un anhelo.
Os dejo alguna foto, que  servirá  a aquellos que no tienen la inmensa dicha de estar al lado del mar.







"De cuando éramos hombres que el mar esperábamos. Fue mucho antes de las más primitivas civilizaciones  que escogimos dónde erigir nuestros templos salados. Atlantes y tartesos de nuestros sabios aprendieron, después  de miles de años.
Luego vinieron las huestes horripilantes, que trajeron la miseria y nos desposeyeron de nuestros bienes más preciados. Condenados al olvido, pactaron la mentira con la ignorancia de las nuevas gentes. Eran mezquinos y arrogantes sibilinos que hicieron pasar por simples rocas lo que eran grandiosas urbes  surgidas de entre los hielos que se fundían año tras año.
¿Cómo  pudo ser que la llamada erosión tuviera los planos de la obra perfecta que con tesón arrancamos de la roca madre eterna? Pues así  la estupidez cundió entre un pueblo carente de la personalidad de antaño, que pasó  a refugiarse en chozas infectas comidas por asquerosas cucarachas negras.
¡Qué  bien recuerdo aquellos tiempos inmemoriales, cuando todo era bello y podíamos contemplar las es…
Aprecio que sigáis ahí.  El 2008 queda bien lejos ya. Cuesta mantener este espacio. Dedicado a la pesca en su más romántica versión, sé que no es agradable a todo el mundo. Al tiempo, reconoceremos que siempre deseé  que fuera tal y como es. La independencia y objetividad en lo material se confunde con la emotividad que surge espontánea del corazón maduro de un simple pescador. Reivindico el derecho a ser uno mismo, a la línea que, con algunos vaivenes, he marcado, y a mantener el contrato de respeto y animosidad con vosotros. Todo ello no oculta que mi personalidad algo misántropa, y cierta fatiga causada por el curso inapelable de los años, desemboquen en una apatía que me impide explorar nuevos contenidos y experimentar novedosos retos en las relaciones personales. A este respecto también creo que he llegado a un límite en que no encuentro demasiadas referencias que sean capaces de estimular mi curiosidad. Demasiados temas han sido ya tratados y vivo en un deja vu continuo. Siento,…
Compré  un exceler LT 5000. Con 250 gramos y un ratio que me llega para usar con poco mar  es suficiente máquina. No tenía carretes de esta gama, y evité entrar en gastos exagerados.
Entró una bobina de sufix x8 #1.5. Montado en la akami queda bien, muy compensado para un equipo satisfactorio de económica adquisición.
No estrené  la vara, tal vez hoy le dé  unos meneos. Salga bien o mal, por el precio es una maravilla. 
En la gama alta iré a por una ripple, pero de segunda mano. He visto algunas y los japoneses son muy correctos y cumplidores. Estoy por una monster 110HH, pero no sé...Pero habrá  que ahorrar, quizá para el año que viene si el hijoputa del covid nos deja...










Akami black 240H

El año 2018 hubo mar, y roballos. El pasado 2019, nefasto. Este...ni se me ocurre quejarme, con todo lo que está  ocurriendo.
Pero si entre tanto parón hago una salida, necesitaba una caña apropiada. Ya sabéis que soy pescador de cantil y marejada.  Si tengo que decidir, prefiero el clima proclive al uso de un equipo H de vareo, de vareo como el de antes.
Pero "a la fuerza ahorcan" así que compré  una 8 pies para darle con algo más liviano. 
No conocía la colección de cañas de este distribuidor. Busqué  lo más económico y lo encontré  por 55 euros. 
Carbono toray, equipamiento fuji...por ese precio...da que pensar. Son 10 anillas y un porta  perfecto.
Un cw 20-50 que posibilitará  lanzar  vinilos y jigs ya de cierta envergadura. Al montarla se aprecia la potencia y rigidez del módulo de 35 tn. ¡cómo cambian los tiempos...!









Pues tenemos un temporal, ya era hora. Ahora joroba el viento y la lluvia ergo nunca se está del todo satisfecho. Somos pescadores, es normal...
Encadenado al dúo sandy andy  y black minnow,  cómo  no...así  llevo años, y contento.
La cabeza shore de 20 gramos para la talla 4 es tremendamente eficaz, qué  os voy a contar que no sepáis. Pero uso más la cabeza de 40 gramos, ya sabéis porqué.
Bueno, pretendía echar un varada esta tarde pero no sé  si será  posible. Veremos cómo se tercia. La caña está  montada, la black mamba con el certate 16 3500 y mucha ilusión. Pero llueve mogollón  y cualquiera se resfria  con la que está cayendo.
Un saludo, amigos, aquí  seguimos contando historias que nos entretengan.

Como nave extraviada rogando un cambio de cuadrante que no arriba. Saber esperar se ha de conjugar con la virtud de la paciencia. Perseveraré, tal y como es costumbre en casa del pobre. Mientras tanto, gusto recibir estos regalos que están muy por encima de los habituales clichés. En tiempo de pandemia cabe hacer gala de humildad ante el reto de seguir viviendo.