Ir al contenido principal

 Cada vez se estila menos el lance pesado. Lo que antes era un denominador común, ahora parece haberse convertido en una rara excepción. En cierta forma es como si, de repente, nuestros deseos fueran motivación suficiente que determinase cambios directos en el ecosistema y en el comportamiento de los peces. ¡ Vaya mezcla de conceptos...! 

 

Es fácil de comprobar, yo lo noto cada temporada. Los aficionados abandonan las plazas exteriores para emplear equipos ligeros con preferencia por las rias y los arenales. Es una constante ligada a un vicio que nos lleva a considerar que es más técnico o depurado emplear una caña top con un carrete 4000 de alta estofa cargado con el más caro trenzado en un ínfimo diámetro que el uso de una vara telescópica de cuatro metros con un viejo carrete sagarra y sedal del 0.40 mm. 

 

Esto a mi no me trae el más mínimo problema, ya que lo enfoco con tolerancia y a sabiendas que el saber siempre es bienvenido. Incluso cuando alguien, por simple desconocimiento,  se escandaliza por los equipos XH que llevo, desencadena en mi un sentimiento compasivo. Y eso que voy con aditamentos que apenas cumplen mínimamente  con los requisitos que imponen los spots que frecuento. Creo, a la sazón, que hemos perdido conocimientos en pos de la información y el consumismo que esta es capaz de convocar. Cuando me refiero a conocimientos, lo hago en clara refencia a aquellos que hemos perdido u obviado en función de otros nuevos o renovados basados en diferencias contingentes.

 

No albergo prejuicios al respecto. Cada uno lo enfoca a su manera. El placer de la captura de un ejemplar moderado con un equipo L puede ser mayor o equiparable a la visión de un gran robalo varado quince metros más abajo entre olas de dos pisos.


Pero las lubinas no están sujetas a estas disquisiciones intrascendentes.  Los mejores ejemplares determinarán los lugares habituales de paso, siempre situados en los más complicados e inaccesibles escenarios, que serán los mismos que frecuentaban hace cien años sus tataratataraabuelos. Lo he vivido y comprobado a partir de miles de experiencias personales, en mi propio proceso de desgaste ligado a la pasión por la pesca deportiva. 

 

He pescado a spinning en rias, puertos y playas. Y he resuelto que los viejos ancianos ya sabían que los mejores roballos se daban en "el Puntal" en mareas cortas,  cerrándose en "el alta" o pasando con mareas al gacho de  "Huelga Negra"...y hoy, a 15 de septiembre de 2020 ni la maldita pandemia cambia esa perspectiva, por mucho que los nuevos materiales hayan abierto vías ineditas para obtener determinados resultados.

Comentarios

  1. Eso es así Carlos, la comodidad en cierta manera se ha impuesto y la gente joven solo se guía por el youtuber con camiseta y gorra de su canal que promociona señuelos carísimos porque ellos quieren más ser como el que disfrutar de la pesca, es decir van a pescar para poder contarlo.

    Por suerte, siempre hay excepciones y el saber de los antiguos no se perderá al menos en su totalidad.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, todos tenemos derecho a vivir la pesca cada uno a su manera. A mi, mucho de lo veo, escucho y leo no me parece adecuado pero he decidido que no soy nadie para poner en tela de juicio a los demás. Supongo que la edad ha obrado en mi más tolerancia y tb más resiliencia. Saludos.

      Eliminar
  2. No podías estar más acertado. No obstante, yo esta temporada estival me he encontrado con más pescadores en la costa que nunca. He ido a varear casi a diario y, en algún tramo en concreto, la aglomeración de compañeros de afición fue como nunca la había visto.
    Eso si, cuando me ven con mi Shimano 405, me miran raro, jeje.
    Pero nada como lanzar un vinilo de 70 gramos a unos bajos a 90 metros y sentir el arreón.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me como la teoría que yo mismo vierto, llevando cañas muy justas. Pago el pato y me cabreo de vez en cuando. Lo que necesito es una vara de 360 XXH y de 200 gramos,ja,ja. Pronto vendrán. Ahora me conformaba con alguna de 11 pies como la runner exceed 110H de ripple fisher. Busca los videos y fijate cómo levanta el peixe, increíble...Pero la shimano, no se si tienes la surf leader, no va mal., desde luego, pero me gustaría tener modelos con talones más de spinning. Tuve la tenryu power máster de 390 y era un buen aparato para varear. Casi lamento haberme deshecho de ella. Saludos.

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo, pero es que éste tema los que llevamos muchos años bareando lo sabemos pero las lesiones están ahí de tanto cargar mal las baras con pesos para los que no están concebidas y claro.. Hombros y espalda cargada crónica y demás dolores asociados a la disciplina, aún recuerdo la holiday 4,20 con un carrete daiwa 6000 para lanzar pesos como un husky jerk o un original del 18 que no lanzaba ni pa tras, después evys de 28 que ya era otra cosa y chivos y ahí si se notaba como el equipo funcionaba mejor pero sesiones de 4h te reventaban y impero el bajar de formato a costa de perder alguna pieza en posturas complicadas claro... Pero encontrarse con otras sensaciones y ligereza que no había quien las pagara. Saludos Carlos y venas hinchadas siempre que no hay disciplina tan bonita como la nuestra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ok, Alberto. Ha cambiado mucho el material. Pero quien narices miraba el peso antes? Ni dios.

      El caso es que hoy por hoy con una 450 100-300 y un carrete potente sigues yendo mejor armado y eso lo sabe cualquiera que haya pateado la costa como se merece. Se pierden muchos peixe porque como bien sabes la toballiza te come la vara al primer tirón. Ye un pez que se mueve en zonas muy escabrosas y con peligro. Pero yo mismo vuelvo con la de 10 pies y de vez en cuando algún aparato ne pone en mi sitio. Pero como dices, es que no me aguanta la espalda y esas limitaciones te van echando atrás. Saludos.

      Eliminar
  4. ¿Alguna caña económica telescópica o de tramos para chivear? Tengo ganas de probar nuevas zonas este estos meses que vienen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cinnetic black seabass 360 te viene al pelo. Tengo un artículo en el blog. Saludos, gabriel.

      Eliminar
  5. Es sufrido.... Pero la vara de surfcasting adaptada a spinning dará alegrías y sufrimientos que una caña de 3 metros nunca me darán.... Yo después de reprobar hasta la saciedad estoy con una cast izm con porta carretes bajado. No pierdo palanca y me da comodidad al recoger y para levantar. Se sufre.... Si.... Pero ya sabes tu como es mejor que yo.... 100 grs allí en aquella baja.... Y ni vinilos ni leeches....

    ResponderEliminar
  6. Es la esencia, pese a no ser más que nada. La potencia y la distancia, más que la sensibilidad y la variación técnica. Muy bien descrito, César. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Esta claro.... No es más que nada.. Pero tampoco menos... Hay tantas lubinas como maneras de cogerlas.... Pero es como si la oleada de nuevos materiales quisieran enterrar una adaptación que supieron hacer muchos pescadores... Se que sigue pareciendo exagerado a quien no lo practica... Pero con un mar de 3 metros pescando alto, prender un robalo con un oval... Y que no te deje (literal) ni apoyar la vara en la cadera para intentar bombear.... Buffff como me tarda ya el invierno.... Jajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mata muchas neuronas, César ja,ja. Lo mismo, deseando y con ganas de empezar de una vez por todas.

      Eliminar
    2. Aqui otro enamorado del lance pesado, de la mar fuerte, los dias grises, el terminar una jornada 'dura' y tomarme un cafe con el amigo con el que haya ido ese dia comentando las jugadas de la jornada, d ela pesca y de la vida o simplemente volviendo a casa rememorando internamente los lances y habiendo desconectado un rato.
      Sigo apostando por esta disciplina; que si... se va terminando y no hay relevo.
      El año pasado me hice con una Grandwave para sustituir a mis viejas varas que se me quedaban algo cortas para muchas puestas. Eso y un viejo Stradic 6000 y a lanzar plomos y vinilazos gordos y sobre todo a disfrutar...
      Cada uno que sea feliz a su manera; faltaria mas... pero no me gusta nada en lo que lleva mucho tiempo convirtiendose esta aficion y mas en concreto esta disciplina de pesca.
      Las redes sociales, las pocas neuronas de una gran parte de los chavales (y de los que no lo son tanto ni de lejos), las ganas de 'fama', de llamar la atencion, de no ahondar en las cosas e intentar entenderlas y saber de donde vienen, la superficialidad, las ganas incluso de sacar tajada economica con algo que dicen amar, la falta de constancia, el ir a lo 'facil'....
      Nada, cada uno por su camino y que sea feliz a su manera y todos contentos :)

      Eliminar
    3. Andrés, ya fui y vine tantas veces...y cada vez lo veo más claro. Socializar para recibir buenos sentimientos y agradables encuentros. El que esté en esa onda me tendrá al lado. Las peleas fútiles no me interesan y prefiero tratar con indiferencia al que trata de ensuciar esta pasión. Sueño con roballos y con espumero, aunque ya no soy ninguna sombra de lo que fui. Me pone la marejada y el ciclón y no soporto la canícula perenne en que vivimos. Un raro y casquivano individualista hastiado de confrontaciones y tonterías.

      Un saludo.

      Eliminar
    4. Y asi es... porque en el fondo, todo se reduce a eso. Algo tan simple y que por lo que sea, cuesta que la gente entienda.
      Animo, ya queda menos para el tiempo del frio, la borrasca, la mar gruesa y la tension de clavar un buen roballo en esas piedras lejanas a las que solo se puede llegar con un chivo...
      Haxa salu, que ya lo mas importante. Lo demas, xa chegara...

      Eliminar
  8. Cuantas lubinas habré pescado a mas de 15 metros de altura con equipo pesado por echar donde uno con una caña de 2,70 y un 4000, ni se lo plantearia el echar. Soy de los tuyo en ese sentido. Saludos carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, hay que decidir qué se prefiere. Si te metes atras con ligero o delante con equipo heavy. Yo me vuelvo por temporadas al chiveo clásico , pero tb es matador a estas edades. Bueno, tal vez la mejor opción es hacer un poco de todo. Con el niño empezaré a ligero para ir poco a poco subiendo de nivel. El acantilado es muy asesino y ni yo mismo me encuentro ya seguro en segun que puestas. Saludos DavidCr

      Eliminar
  9. Hola Carlos buenos días. Con la nueva generación de pescadores hemos perdido ciertas costumbres teniendo que adaptarnos a ciertos cambios en cuanto al material, aunque en nuestro caso la tendencia es siempre caña larga, acción fuerte y carretes en tamaño 5000 como mínimo.
    Ahora las nuevas tecnologías se han ido incorporadas a los distintos materiales de pesca, aligerando peso en cañas, carretes y señuelos con buen lance, en fin que se fabrica por demanda de los pescadores en todas sus disciplinas sea, desde costa, embarcación… no queda otra de ir adaptándose, también a muchos nos resulta imposible perder ciertas tendencias de antaño Carlos.

    Un saludo y BUENA PESCA a todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tú y yo, y tantos...estamos en la franja que ha querido y sabido adaptarse a los nuevos tiempos. Si mis colegas de más de setenta años lo han hecho y pescan con paseantes...entonces no hay edad, solo vagancia o falta de interés, pero se ha de respetar los gustos y preferencias de cada uno. Lo bueno de contar con años de experiencia, si es que algo tiene de bueno porque yo creo que hay más pegas que ventajas es que , habiendo probado casi todo, tienes la base para emitir ciertos juicios. Estos pueden ser discutidos o criticados, pero no manoseados con fines espurios. Sobre esa certeza me apoyo para reiterar que el lance pesado tradicional es la manera más eficaz y tb la más difícil de pescar grandes ejemplares. Pero bueno, cada cual vive su vida y a mi me han enseñado educacion. Un abrazo, compañero.

      Eliminar
  10. No podrías estar mas acertado. El vareo, al igual que el resto de pescas, no pasa por la habilidad de muñeca de una persona joven, la técnica en la pesca es saber escoger el lugar, color, frecuencia, aire y punto de marea de cada zona, incluso sin conocerlo, solo con verlo, con talento. Esa es la verdadera técnica, la que está en la cabeza. Pescar fino y llenar calderos de rumia, sabemos todos.
    Por desgracia, el conocimiento de pesca, que nos transmitían los antiguos maestros, se está perdiendo poco a poco, y es sustituido por el marketing y la publicidad. Y lo se porque vivo de ello.
    Y no solo atañe a la roballiza, en el resto de pescas, se reducen los equipos hasta el absurdo, provocando que, a base de ir e insistir, el día que por casualidad se acierta, clavas el pez de tu vida, y marcha hasta con la tapa del freno.....
    El problema radica en que no hay escuelas de pesca como antaño, muelles donde no miraban por el rabillo del ojo, tiendas y chigres donde se juntaban todos los pescadores, y se retroalimentaban de conocimientos. Hoy día un chaval que empieza a pescar, no tiene quien le enseñe, solo internet, con lo cual está perdido. Solo hay que ver, que ante una foto de una buena marea, nadie pregunta -¿oye, en que punto la pescaste , o que tipo de mar pide esta o aquella zona, o que tipo de suelo buscas en la playa, o como tiene que estar la noche?, etc etc..., Mas bien suele ser ¿que señuelo, caña, trenzado, carrete, cebo, usaste y donde?.... ¿pero acaso importa eso?......en fin, que me extiendo demasiado... reivindiquemos un poco nuestra pesca, que no hay en el mundo pescadores que nos puedan dar lecciones, que nunca vi mayores enfermos de la pesca, en ninguna parte como aquí, que tenemos una tradición antiquísima y un conocimiento muy amplio y que no lo perdamos nunca.

    ResponderEliminar
  11. Siguiendo todos los comentarios recuerdo que leí acerca de unas pequeñas vasijas huecas de barro con anzuelos amarrados, lanzadas a las olas y en el movimiento el robalo las atacaba; eso es más bien un primitivo paseante. Todo inventado, solamente, mejorado. Pero los usos de antes se pierden; escenarios no aprovechados por usar quincalla moderna y olvidar los "plomos".
    Seamos justos, también escenarios nuevos ahora aprovechables gracias a la "quincalla" carísima y ligera.
    Pero ésto cambió. .. No hay peces. No encuentro a los viejos maestros. El abc de la luna y la marea, la corriente, el viento y el cuadrante y el color del agua,la estación y la luz... Mucho se está perdiendo. Incluso las maneras y la buena fe "por algún lado" de la red, esto es como un apocalipsis anunciado.
    Gracias a todos y saludos desde Cantabria .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquilo, que gente ecuánime y buenas personas ainda las hay.

      Hay mucho inventando antes de los nuevos "inventos". Como no había redes sociales ni personal shoppers, el paisano agudizada el ingenio. Cortaba plomo de un caño, lo derretía y vertía en un simple molde junto a una cordura y con dos anzuelos y un plumón de gallo del país. Había mucho más de todo, más gente honrada que te miraba a los ojos y no trataba de destruirte con falacias fruto del resentimiento; había amigos que te ayudaban y eran verdaderos maestros que se encariñaban contigo....también había cabrones, como no....y personalidades que nadie quería a su lado.

      Mantener la tradición y mejorar los aspectos técnicos de acuerdo con nuevos conceptos en un ciclo que no hace más que mejorar nuestro conocimiento y hacernos mejores personas.

      Saludos, Rubén.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tengo confianza en mí mismo, y no la voy a perder. Pero nunca creí que por mi zona la "cosa" se pondría tan mal. Está toda la costa "cosida" a palangrillos, algo que ha sido una constante desde hace unos ocho años. Antes siempre se "colaba" algún robalo, pero ahora parece que ha llegado el límite. Solo queda ver crecer las olas en un invierno duro que permita disfrutar algo de esta afición.
Yo deseo francamente lo mejor para los profesionales del mar. Por ese motivo me libro de criticar a nadie por cuanto yo soy un aficionado que tengo los garbanzos ganados con trabajo en tierra. Pero me gustaría poder disfrutar de mi pasión y no ver cómo día tras día la pesca deportiva se vuelve imposible. No puedo hacer nada al respecto. Aguantar y buscarse la  vida por otras zonas. Pero a lo que parece tampoco están boyantes...
De todas maneras, esta época ya viene siendo paupérrima para mí desde hace mucho. Y mira que antes era  una excelente estación, aunque sí es cie…
Sentía su frustración insoportable. Al salir, cariacontecido, tiritando, triste y cabizbajo.

-Papi, te he fallado, siempre te defraudo... ¿Por qué no me quieren? ¿Acaso no desean mi color de dulce julia, acaso  no me muevo a su gusto...?
-No te preocupes, cariño. No eres tú, es la mar que hoy no quiere…
-Pero…papi, ¡Déjame intentarlo de nuevo, anda…!
-Hijo, tienes que estar tranquilo. Ahora probará tu hermanito blanquito, que está muy aburrido…
-Porfa, no me guardes, no me escondas que quiero volver a la espuma y regalarte una…
-Descansa un rato, mi bien amado. Luego te sacaré otra vez. Ahí estarás calentito, vida mía.
-Si así lo deseas…pero antes…
-Claro, niño de pelo escarlata, ahora mezo tu dulce cabello de piel de naranja , que así estará impoluta. Llegarán y te prenderán y así serás feliz, de nuevo. En primavera.



Este año rescaté del olvido la Major power. Cuanto más uso esta vara más cuenta me doy de la calidad que atesora a un precio tan contenido.

Lo peor, sin duda las anillas alps, que no representan en absoluto a este blank poderoso y ligero.

Ya era hora de cambiarlas y Jose me hizo un trabajo impresionante montando las kwag de rigor.

La acción cambia, la suavidad de estos anillos respecto a las otras anillas...es otra caña, definitivamente. Lástima de una versión en 11 pies, sería perfecta para el vareo.

Así que esta temporada las titulares serán está protako y la  daiwa jig caster 106H.

Necesito cw y potencia hasta 100 gramos.

La daiwa está en taller, le cambiará anillas por un kit kwag que yo guardaba y le va a meter más espesor al grip. Ya veréis qué guapa queda con el anillado azul.

El que no está contento es porque no quiere. Pequeñas ilusiones.